Cómo aportar pruebas periciales digitales en un juicio

Cómo aportar pruebas periciales digitales en un juicio

Con el notable incremento del uso de las nuevas tecnologías, es cada vez más común que a la hora de aportar pruebas periciales en un proceso judicial estas tengan un formato digital. Dado que un archivo informático es un elemento manipulable, resulta imprescindible cumplir con las máximas medidas de seguridad y poder acreditar que el medio aportado es totalmente original. Para esto, resulta necesario contar con la ayuda de un experto en peritaje informático.

Características de las pruebas digitales

El ámbito de la Justicia no está exento de la transformación digital que está experimentando toda la sociedad. Ya se habla del LegalTech, que supone la adaptación del ámbito jurídico a las nuevas necesidades de la sociedad, especialmente al uso de la tecnología.

La Justicia no solo utiliza la tecnología en su actividad diaria, sino que también admite lo que se conoce como pruebas digitales o pruebas electrónicas. Se trata de documentos o archivos cuya principal característica es que han sido creados o transmitidos a través de medios electrónicos.

De esta forma, se considera como prueba digital a cualquier archivo (una foto, una conversación grabada, un mensaje de texto, un correo electrónico, etc.) que haya sido creado o enviado a través de medios electrónicos, y que pueda ayudar a esclarecer los hechos que se están debatiendo en un proceso judicial.

Podría tratarse de los datos guardados en un dispositivo electrónico como un móvil o una memoria externa (pendrive). Pero también de la información transmitida por medios electrónicos, como un mensaje de WhatsApp.

Para que pueda usarse como prueba, el archivo debe estar autenticado o autentificado (acreditar que es verdadero o auténtico) y permanecer inalterado.

Cómo puedes presentar las pruebas periciales digitales en un juicio

El uso de pruebas digitales en juicios ha crecido mucho en poco tiempo. Hoy en día resulta muy común presentar extractos de conversaciones mantenidas a través de aplicaciones de mensajería instantánea, correos electrónicos, etc. para hacer valer los derechos de cada una de las partes en procesos de todos los órdenes jurisdiccionales.

La Ley de Enjuiciamiento Civil no hace referencia expresa a la posibilidad de aportar pruebas digitales. Sin embargo, se entiende que se remite a ellas cuando en su artículo 299 señala que se admitirán como medio de prueba los instrumentos que permiten el archivo, conocimiento y reproducción de palabras, cifras, datos y operaciones matemáticas. Por tanto, cuando se trata de cómo aportar un correo electrónico como prueba, o cualquier otra información o dato procedente de medios electrónicos, el proceso es el mismo que con otro medio de prueba.

La importancia de la autenticidad y la inalterabilidad

Uno de los grandes problemas de las pruebas digitales es que el contenido de estas se puede manipular. Por ejemplo, en una conversación de WhatsApp, se pueden suprimir fácilmente algunos mensajes emitidos o recibidos, lo que supondría una alteración de la prueba.

Los jueces son muy conscientes de esto y por eso son cautelosos a la hora de valorar la información que desprendida de una prueba electrónica. De hecho, lo habitual es que la parte contraria recurra la presentación de este tipo de pruebas.

A fin de conseguir que la prueba digital sea aceptada en el proceso y valorada como es debido, lo mejor que se puede hacer en estos casos es presentar junto a la misma un informe pericial informático que acredite que el archivo es auténtico y no ha sido manipulado en ningún momento. El informe del experto ayudará a la autoridad judicial a verificar la autenticidad de la prueba planteada, pero también a valorarla e interpretarla mejor.

La labor del perito ingeniero en informática con respecto a las pruebas digitales

Lo que hará el experto es comprobar si el dato o archivo procede de su supuesto autor y si ha sufrido manipulación en algún momento. Para ello examinará los dispositivos desde los que se ha enviado y recibido la información y el contenido de esta. Por lo tanto, en estos casos, si necesitar contar con un experto en informática y nuevas tecnologías no dudes en ponerte en contacto conmigo y así podré ofrecerte mis servicios como perito ingeniero en informático.

Tras realizar las pruebas pertinentes, se podrá emitir un informe informático que el abogado puede presentar al tiempo de proponer la prueba digital. Así tendrá muchas más posibilidades de vencer la posible reticencia del juez a aceptar ese medio probatorio. Además, evitará que el abogado de la parte contraria tenga argumentos de peso para plantear al juez el rechazo de esa prueba.

Es cierto que la pericial de las pruebas digitales puede llevarse a cabo en un momento posterior a la proposición de la prueba. Pero lo más acertado es adelantarse a los acontecimientos y presentar el informe pericial que acredita la autenticidad junto a la propia prueba digital.

Aportar pruebas de carácter digital en un proceso judicial es algo habitual. Por ejemplo, la Sala de lo penal del Tribunal Supremo (sentencia número 300/2015, ponente señor Marchena Gómez) establece criterios para la eficacia probatoria de las capturas de pantalla o pantallazos en el ámbito penal.

La sentencia señala que, si las conversaciones se ponen en duda al aportarlas impresas, la carga de la prueba se desplaza hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria.

Concluyendo, es indispensable realizar una prueba pericial informática sobre los documentos que se aporten para identificar el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de sus interlocutores y la integridad de sus contenidos.

Le asesoramos en peritaje informático

Peritaje informático | Análisis forense | Auditoría informática | Defensa legal por delito informático

Publicaciones Similares