¿Cómo inspeccionar el correo electrónico corporativo para que sea válido en el juzgado?

Acceso al correo electrónico corporativo como medio de prueba informática en la jurisdicción laboral y penal.

¿El empresario necesita de una orden judicial para inspeccionar el correo electrónico corporativo de un trabajador? ¿Se violan los derechos y libertades fundamentales del trabajador si el empresario inspecciona el correo electrónico corporativo de un empleado?

banner perito informático

Sentencias fundamentales:

  • TS 6128/2007, de 26 de septiembre, de la Sala de lo Social.
  • TC 241/2012, de 17 de diciembre, de la Sala 1ª.
  • TC 170/2013, de 7 de octubre, de la Sala 1ª.
  • TS 2844/2014, de 16 de junio, de la Sala de lo Penal y
  • Sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de 5 de septiembre de 2017.

En la jurisdicción laboral, el control empresarial queda sujeto a los siguientes límites para que resulte lícito inspeccionar el correo electrónico corporativo:

  • El empresario debe establecer las reglas de uso del correo corporativo y los medios informáticos. Se tiene que formular una prohibición expresa (total o parcial) para usos privados. Ante la falta de la prohibición expresa, habría que revisar si viene en el convenio colectivo.
  • Hay que avisar a los trabajadores de que va a existir un control empresarial sobre el uso de los medios informático.
  • Se debe informar a los trabajadores de los métodos de control a usar para verificar que se cumplen las normas dadas.
  • La decisión de control debe ser proporcionada.

Cómo comprobar si una decisión de control es proporcionada para inspeccionar el correo electrónico corporativo:

  • La decisión de control debe estar “justificada”: Como por ejemplo, que exista la sospecha de una irregularidad del trabajador.
  • Debe ser “idónea” para el fin pretendido: Verificar si el trabajador comete la irregularidad sospechada.
  • Que sea “necesaria”: Para justificar el despido disciplinario de cara a una impugnación judicial.
  • Tiene que ser “ponderada y equilibrada”: No se pueden revisar datos o correos personales. Se debe usar una metodología de trabajo que garantice se accede únicamente a información relevante a lo que se examina al inspeccionar el correo electrónico corporativo. Puede revisar el siguiente artículo “Claves de la investigación en ordenadores en un peritaje informático” para ver una metodología de trabajo.

inspeccionar el correo electrónico corporativo

En la jurisdicción penal (STS 2844/2014, de 16 de junio, de la Sala de lo Penal) se determina que:

  • Los correos de correo que SI han sido leídos por su destinatario, pasan a ser considerados ficheros de datos.
  • Los mensajes de correo que NO han sido leídos por su destinatario, se ven afectados por el secreto de las comunicaciones. Por lo que no se puede inspeccionar el correo electrónico corporativo sin orden judicial.

El Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, declara que para acceder a mensajes de correo que NO han sido leídos se requiere disponer previamente de autorización judicial en virtud del derecho fundamental al secreto de las comunicaciones.

El 5 de septiembre de 2017, La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos amparó a un trabajador despedido. Le amparó porque el empresario revisó los correos electrónicos privados en la cuenta corporativa sin el debido aviso previo.

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictamina que las autoridades rumanas “no han alcanzado un justo equilibrio entre los intereses en juego” y “no han protegido correctamente” el derecho fundamental del trabajador respeto de su vida privada y su correspondencia. Ese derecho está protegido por el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La sentencia señala que los juzgados rumanos no verificaron si el trabajador había sido advertido por el empresario de la posibilidad de que sus comunicaciones fueran controladas, ni de la naturaleza y el alcance de esa vigilancia. Se precisa de una comunicación previa de control.

Se considera que los jueces no analizaron si el empresario podía haber optado a una “medidas menos intrusivas” para la privacidad. Así como, si inspeccionar el correo electrónico corporativo es posible sin conocimiento del demandante.

La sentencia en absoluto dice que un empresario no pueda inspeccionar el correo electrónico corporativo de los trabajadores. La clave es que el control se acompañe de garantías adecuadas y suficientes contra los abusos.

El empresario debe comunicar que existirá un control antes de que se inicie la vigilancia del correo electrónico corporativo. Sobre todo, si afecta al contenido de las comunicaciones de los trabajadores. Cuestión que para nada sucedió en este caso, según la sentencia.

Resumen y conclusión:

El empresario puede inspeccionar el correo electrónico corporativo y los medios informáticos de los trabajadores, pero no de cualquier manera.

2017-12-09T23:34:56+00:00