Para certificar una imagen con validez judicial es necesaria una prueba pericial informática.

Vivimos en un mundo tecnológico donde el uso de teléfonos inteligentes forma parte del día a día de la sociedad. Cuestión que se refleja en que los problemas actuales sean de naturaleza tecnológica. Teniendo en el ámbito jurídico y procesal. Por ello, cada vez más recibimos en el despacho asuntos que requieren la acreditación de hechos mediante imágenes.

En este artículo aclararé sobre la validez judicial de las imágenes aportadas en juicio para que resulten verdaderamente eficaces. Por cuanto lo que aquí interesa es la correcta defensa en juicio de nuestros clientes para obtener un resultado satisfactorio a sus intereses.

En definitiva, se trata de blindar nuestra defensa jurídica apoyándonos en medios de prueba veraces.

¿Cómo aportar una imagen con validez judicial a un procedimiento?

Cuando se presenta un cliente al despacho para confiarnos su asunto y llega el momento de recopilar todos los medios de prueba necesarios que demuestren hechos concretos , generalmente nos encontramos con “pantallazos” o capturas de pantalla que, a simple vista no nos ofrecen fiabilidad alguna. Pues tales documentos podrían haber sido perfectamente manipulados, sobre todo con la cantidad de herramientas tecnológicas disponibles que existen al alcance de cualquiera.

Si queremos aportar pruebas verdaderamente eficaces se hace necesaria la presentación de pruebas contundentes e irrefutables. Que su señoría descarte la manipulación de las imágenes presentadas en el procedimiento. Y evitar la impugnación por falta de valor probatorio.

La cuestión ha sido planteada por el Tribunal Supremo (Sala de lo Penal), Sentencia nº 300/2015, de 19 de mayo.

A modo de resumen, en este caso concreto, el Tribunal Supremo confirmó la validez de los “pantallazos”. Capturas de pantalla aportadas por la acusación particular de la conversación mantenida en la red social Tuenti. Conversación de una menor con un amigo sobre abusos sexuales que estaba sufriendo por parte del novio de su madre.

Criterios del Tribunal Supremo

Principalmente el Tribunal Supremo acepta las imágenes aportadas como auténticas por dos razones:

  1. La víctima puso a disposición del juez su contraseña de la cuenta de Tuenti. De este modo,  su señoría podría comprobar la autenticidad mediante un informe pericial. Siempre que fuese cuestionada la fuerza probatoria de tales documentos.
  2. La declaración del amigo de la víctima como testigo en juicio. Amigo que pudo aclarar sobre el contexto y los términos en los que se mantuvo la conversación.

No obstante lo anterior, la sentencia puntualiza que la comunicación mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe abordarse con “todas las cautelas”, debido a que la “posibilidad de una manipulación forma parte de la realidad de las cosas”.

En este sentido, afirma que “el anonimato que autorizan tales sistemas y la libre creación de cuentas con una identidad fingida, hacen perfectamente posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo”.

El Tribunal Supremo considera que la práctica de la prueba pericial es indispensable

El peritaje informático es indispensable para certificar una imagen con validez judicial. La prueba pericial es indispensable para identificar el origen real de la comunicación, la identidad de los participantes y la integridad del contenido. Y añade que “la impugnación de la autenticidad de las conversaciones, cuando son aportadas a la causa mediante archivos de impresión, desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria”.

Igualmente, interesa la Sentencia 1461/2010 del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 1ª, de 23 de Septiembre. La sentencia confirma que las fotografías aportadas no tienen el suficiente valor probatorio cuando no vienen apoyadas por dictámenes periciales.

Así como la sentencia 574/2012 de la Audiencia Provincial de Valencia, Sección 11ª, de 24 de Septiembre: “Las fotografías son un documento privado y por lo tanto, carecen de entereza probatoria por sí mismos. Podría ayudarse de un informe pericial en cuyo caso obtendría mayor credibilidad que podría salvar la carga probatoria”.

3 consejos para certificar una imagen con validez judicial:

  1. La técnica de análisis básica es por metadatos. Se analiza el archivo digital donde se muestra la información del dispositivo que capturó la imagen, entre otros datos. E incluso se puede acceder a una vista de la imagen en su estado original, antes de ser retocada.
  2. Asegurar la integridad de la información mediante la creación de la “clave hash” de la imagen. La función principal es asegurar que no se modifica el contenido del documento.
  3. Proteger la cadena de custodia tomando la fotografía en presencia de fedatario público haciéndolo constar en el acta.

Hemos visto la importancia de apoyarnos de medios de prueba válidos que refuercen la estrategia procesal.

Espero que este artículo te sirva de ayuda y si lo necesitas, puedes solicitar más información a través de nuestro formulario de contacto o llamando al 619 814 326.

 

2017-12-09T23:34:56+00:00